Boyhood. MasonEn un casting realizado en el año 2002 el guionista y director de cine Richard Linktaker escogió a un niño de seis años como protagonista de su nueva película que iba a suponer, además, una interesante experiencia. Boyhood, que así se titula, se rodaría a lo largo de los siguientes… ¡12 años!, a razón de un par de semanas cada año. Acabada en el 2013, ha sido estrenada hace unas semanas.

Boyhood es una de las películas más humanas, sensibles y conmovedoras que he visto en los últimos años y relata la vida de ese niño, su familia y su entorno, hasta que cumple los dieciocho años de edad. Los mismos personajes “atrapados” y en manos de los mismos intérpretes, con quienes comparten sus inevitables procesos de evolución y transformación. Y pese a una duración de casi tres horas y a ese prolongado y fragmentado período de filmación, consigue mantener,  además de la atención e interés del espectador, un ritmo, fotografía y unidad estética absolutamente admirables y coherentes.

La historia que explica es sencilla, humilde, nada pretenciosa, sin héroes ni épicas.  En torno al crecimiento de Mason, podemos asistir al devenir de una familia corriente, a una historia que -salvando las distancias culturales- podría ser la de cualquiera de nosotros, en la que el tiempo y la vida fluyen con una sorprendente naturalidad, mostrando el carácter constante, sutil y contradictorio del cambio que supone ese transcurso de la vida, el tiempo y las cosas que pasan: la felicidad, el miedo, la fragilidad, la desesperanza, el amor y el desamor, la soledad, los sentimientos y emociones más humanos y más cotidianos. Todo cambia… pero nada parece cambiar en realidad.

Una última curiosidad: parece ser que la ley en EUA no permite contratos tan largos, así que cada año había que acordar una nueva renovación con el equipo. Alguien tuvo que optar, pues, por un modelo de relación basado en la confianza, por asumir un gran riesgo y, sobre todo, por saber comprometer a todo un equipo en un hermoso proyecto común.

Jordi Foz

Anuncios